Nueva tienda de Joyas de Acero

Desde que el hombre es hombre, ha admirado los objetos bellos, y se ha rodeado de tantas cosas hermosas como le ha sido posible. Ya desde la antigüedad podemos encontrar restos arqueológicos en los que muchos de los objetos encontrados son meramente adornos, sin ninguna funcionalidad práctica.

Éstos objetos son decorativos, y existen simplemente por el placer de contemplar su belleza, y de adornar los cuerpos o las casas de sus propietarios. A medida que la humanidad ha ido avanzando, y que la tecnología ha permitido utilizar otro tipo de materiales, y otro tipo de técnicas para trabajar estos materiales, las joyas han evolucionado en igual medida. Muchos materiales se han utilizado para hacer joyas, principalmente por su valor dado por su escasez. El oro la plata y las piedras preciosas han sido fundamentalmente las joyas clásicas desde la antigüedad hasta nuestros días. Pero hoy en día el acero quirúrgico es un material muy adecuado para crear joyas. Es un material tecnológico contemporáneo, con un nivel de acabado y perfección que lo hacen idóneo para crear las más bellas formas escultóricas, artísticas y de joyerías.

Las joyas de acero quirúrgico son especialmente bellas, pueden modelarse en infinitas formas, a capricho del joyero. Una de las características más importantes de las joyas de acero quirúrgico es que están compuestas de un material que no siendo especialmente caro, puede llegar a multiplicar varias veces su valor en función de las técnicas y procesos utilizados en la formación de la joya. Las joyas de acero quirúrgico tienen un nivel de acabado, un brillo, y una durabilidad extraordinarias. A diferencia de otros materiales como el oro, cuyo valor reside exclusivamente en su escasez sobre la superficie de la tierra, o de las las piedras preciosas que también son escasas y difíciles de encontrar, el acero es un material poco noble que adquiere su nobleza a medida que es trabajado y conformado por el artista, y no como otros materiales que ya son valiosos incluso sin ser trabajados, recién salidos de la tierra sin más.

Para el gusto contemporáneo en joyería, el acero es un material más del agrado del público en general, el oro y la plata pueden considerarse demasiado “elitistas” para la gente común, que encuentra en las joyas de acero quirúrgico un producto mucho más adecuado a sus gustos contemporáneos, urbanitas, modernos, y acorde con la estética de estos tiempos y no de otros tiempos pretéritos. En realidad, una vez terminadas y pulidas, las joyas de acero quirúrgico poco o nada se diferencia del oro blanco, de platino, o de la plata pulida en cuanto aspecto, brillo, y presencia. Si salvamos la diferencia intangible del valor subjetivo del material utilizado, estas joyas hechas de acero son tanto o más valiosas respecto de su valor estético como joya, no así el monetario de coste de sus materiales, o de su valor de reventa, por supuesto.

Nuevos tiempos, nuevas consideraciones estéticas, nuevas decisiones en cuanto a gustos y criterios, nuevos materiales, viejos materiales, nuevas maneras de pensar, y una contraposición entre ellas. Todos sabemos que sobre gustos no hay nada escrito…